Vázquez reconoció que el Frente fue golpeado por el caso Bengoa

El presidente Tabaré Vázquez reconoció ayer que el Frente Amplio “ha sido golpeado” por los procesamientos con prisión del ex director nacional de Casinos, Juan Carlos Bengoa, y del titular de Loterías y Quinielas, Orestes González, pero separó las aguas y señaló que esa situación no afecta a su gobierno. En ese sentido subrayó que los delitos que determinaron la prisión de los ex jerarcas ocurrieron durante la anterior administración municipal de Montevideo y no en su gestión –que según dijo– no tolerará ningún hecho de corrupción.
De todas formas Vázquez y el ministro de Economía, Danilo Astori, iniciaron una investigación interna en ambas dependencias para evaluar la gestión de los jerarcas presos.

La investigación estará a cargo de la Auditoría Interna de la Nación, cuyo titular es Laura Remerzaro. La intención es determinar si los jerarcas procesados cometieron algún tipo de irregularidad en el ejercicio de los cargos dependientes del Ministerio de Economía.

La orden de investigar fue emitida dos días antes de que Bengoa, González y José Luiz Antúnez, los tres integrantes de Asamblea Uruguay, fueran procesados por fraude y otros delitos por irregularidades en los casinos municipales.

En todo su discurso, realizado en Sarandí Grande (Florida) durante el último Consejo de Ministros público del año, Vázquez no nombró en ningún momento a los tres ex jerarcas, cuya afiliación a AU fue suspendida y tienen prácticamente asegurada su expulsión del Frente Amplio.

“Nuestra fuerza política ha sido golpeada en los últimos tiempos con hechos que todos conocemos”, dijo un Vázquez que se mostró tranquilo pero firme en sus dichos.

Allí destacó que tanto AU como el Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio ya tomaron medidas y agregó que “el gobierno nacional aceptó la renuncia de estos ciudadanos a los cargos que ocupaban en el gobierno nacional, porque no hubo denuncias de delitos cometidos, sino que las denuncias fueron de hechos que acaecieron en el gobierno departamental de Montevideo”.


No a la corrupción. Así dio a entender que las medidas contra Bengoa y González hubieran sido más drásticas y tomadas antes si se hubieran producido durante su administración. “En nuestro gobierno nos podremos equivocar pero no vamos a tolerar que se cometan delitos de corrupción de ningún tipo. Esto lo hemos dicho y lo vamos a cumplir”, agregó el presidente.

El primer mandatario, que es la primera vez que se refiere públicamente al tema, señaló que este caso “está más allá de hechos delictivos comunes porque se desarrollan en un ámbito muy especial que es el ámbito público”.

Además elogió al Poder Judicial uruguayo que, dijo, “ha dado todas las garantías del debido proceso a cada unos de los involucrados” y que “ha trabajado con diligencia, seriedad y responsabilidad”. “Esto no es menor después que el país vivió situaciones muy particulares, que hoy podamos decir esto: la independencia, la libertad, el respeto, el acatamiento a las resoluciones del Poder Judicial, es realmente algo para enorgullecernos y sentirnos realmente muy felices”, agregó.


Apoyos. Tal como lo había hecho el miércoles en los acuerdos ministeriales, ayer el presidente respaldó a todos los ministros que en las últimas semanas han sido señalados por presuntos hechos de corrupción “Este presidente de la República tiene la más absoluta confianza, no por compañerismo, no por amistad, sino por convicción muy profunda, de la absoluta honestidad, de su compromiso con la conducta moral y ética del señor Vicepresidente de la República, Don Rodolfo Nin Novoa y de todos los integrantes del Gobierno Nacional”. Luego nombró también a la ministra de Salud Pública, María Julia Muñoz; al ministro de Vivienda, Mariano Arana; al ministro de Economía, Danilo Astori; y al ministro de Ganadería, José Mujica.

“Me conmovió el apoyo y énfasis con el que lo hizo”, dijo Arana. Muñoz, señaló también su satisfacción por el apoyo dado por el presidente. Ambos jerarcas, eran intendente y secretaria general durante la anterior administración municipal y en la investigación judicial fueron acusados por Bengoa. Según el ex jerarca preso, ambos estaban en conocimiento de todas las decisiones adoptadas.


“Vamos bien”. El presidente quiso dejar en claro ayer que la gestión de su gobierno no se ve manchada por estos actos de corrupción. Su gira “pueblo a pueblo” –que ayer tuvo otro capitulo en los pueblos 25 de Agosto y Santa Lucía tras el Consejo de Ministros– tiene como el objetivo defender su gestión y surgió tras las críticas entre otras cosas a la reforma tributaria (ver nota aparte en pág 3).

Ayer, tras analizar el caso Bengoa en Sarandí Grande, comenzó a realizar un balance de los tres años de gobierno. “Sentimos que vamos bien. El Uruguay de hoy no es el Uruguay de antes del 1º de marzo de 2005”, dijo el presidente al analizar su gestión.

“El ‘vamos bien´ no es un sentimiento, podemos fundamentarlo con datos económicos y productivos”, dijo Vázquez y empezó a enumerarlos, como ya es clásico en sus discursos.

En ese sentido señaló el aumento del PBI por encima del promedio de lo que crecen los paises de la región; el aumento de las reservas internacionales, el descenso del déficit global presupuestal, la diversificación de las exportaciones.

También analizó ese “vamos bien” vinculado a lo social y desarrolló las políticas del Plan de Emergencia que termina y del Plan de Equidad que comienza (ver nota aparte en página 3).

En su balance destacó que durante su gobierno la tasa de empleo creció del 50,8% al 57,1%, que el desempleo bajó de 13,1% en el 2004 a un 8,5% en octubre de 2007. “¿Qué significan estos porcentajes uruguayas y uruguayos? Significa que unos 170 mil nuevos puestos de trabajo se han creado. 170 mil nuevos puestos de trabajo en 3 años. Vieron cómo se podía”, ironizó Vázquez en un claro mensaje a la oposición. Hacia el final, reivindicó el carácter izquierdista de su gobierno.