Vázquez: un grupo no puede condicionar reforma tributaria

El presidente Tabaré Vázquez dijo que “un pequeño grupo no puede condicionar la marcha de la reforma tributaria”, en alusión a los jubilados que lograron sentencias contra la aplicación del IRPF a los pasivos.
El presidente insistió ayer, como ya lo había hecho, en defender el Impuesto a la Renta a las jubilaciones en función de que “hay solo un 12% de los más de 550 mil jubilados que está pagando IRPF”.

“Más del 90% de los jubilados no reclamaron, pese a que se les dio facilidades de parte de los partidos políticos de la oposición”, agregó el mandatario, quien recordó que en 1997 la Suprema Corte de Justicia había declarado constitucional el Impuesto a las Retribuciones Personales (IRP) sustituido por el IRPF.

Al aludir a los primeros fallos de inconstitucionalidad del IRPF a las pasividades, Vázquez dijo: “Hay que ver dónde está el impacto más importante de esta situación y ese sería que los sectores más humildes no recibieran la atención que deben recibir de parte del gobierno”.

“Por sobre los intereses de grupo debe primar el interés general y no puede condicionar un pequeño grupo la marcha de una reforma tributaria que está pensada para favorecer a las mayorías nacionales”, agregó Vázquez luego de inaugurar ayer un equipo médico en la Comisión Honoraria de Salud Cardiovascular.

Esas expresiones surgen en momentos en que el gobierno cabildea sobre la conveniencia de derogar el IRPF a los jubilados luego de las sentencias adversas. Otro camino es esperar la renovación de la Suprema Corte ante la jubilación de la ministra Sara Bossio, lo cual puede hacer variar la correlación de fuerzas ante las decenas de recursos pendientes. En filas del oficialismo hay opiniones divididas, pero a la vez un sentimiento extendido a favor de gravar a las jubilaciones más altas.

La sentencia contraria a la aplicación del impuesto significará una pérdida de recaudación de US$ 85 millones, que el gobierno tenía planificado gastar en educación, salud y obras públicas.

A pesar de ello, el propio presidente encomendó a los técnicos de su gobierno que estudien cuál es el máximo nivel de sueldos que puede estar exonerado del IRPF a partir de julio, dijeron a El Observador fuentes oficiales. El lunes Vázquez dijo que “tampoco ganar 10.000, 11.000, 15.000 pesos es una cantidad que merezca que se le aplique un Impuesto a la Renta”.

Luego que El Observador preguntó si el beneficio se aplicará hasta los sueldos de $ 15.000, el mandatario contestó: “Fue una cifra aproximada, que a veces uno da para dar una idea general, pero no adelanté nada concreto. Me remito a lo que dije antes, cuando en julio tengamos todos los elementos, entre otros esto del IRPF, y ver lo que va a suceder. Ahí estaremos en condiciones de analizar cómo podemos, si es que podemos, modificar este sistema de reforma impositiva”.

Por su parte, el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Enrique Rubio, dijo a El Observador que el gobierno es partidario de “levantar el mínimo no imponible, pero hay que ver en qué contexto y qué márgenes se tienen”.

“Personalmente somos muy partidarios de la idea de hacer el máximo esfuerzo. No podemos definir hasta qué nivel, pero sí levantar el mínimo no imponible lo más que podamos en esta primera etapa”, insistió.