Vázquez y Kirchner inician las negociaciones en Anchorena

En el gobierno se especula que las dos empresas que construyen las plantas en Río Negro anuncien en las próximas horas una detención de sus obras y cumplan así con el reclamo de Argentina.

El secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, informó ayer que el gobierno argentino, por medio del jefe de Gabinete Alberto Fernández, le informó que los piquetes se levantaron “en forma incondicional y por tiempo indeterminado” y “sin ninguna clase de restricción”, como reclamaba Uruguay.

“El desbloqueo era la condición mínima para comenzar a dialogar, esto se produjo finalmente. Desde luego que el gobierno uruguayo recibe la noticia con satisfacción y beneplácito”, dijo ayer Fernández en una conferencia de prensa en el Edificio Libertad. Agregó que el próximo paso será la reunión entre los presidentes el próximo miércoles para “seguir dialogando” y se mostró confiado en que se llegará a una “feliz solución”.

El anuncio llegó luego de que los activistas de Gualeguaychú y Colón levantaron los piquetes que mantuvieron durante más de un mes en dos puentes fronterizos en protesta por la instalación de las plantas de celulosa de las empresas ENCE y Botnia en Río Negro.

Los ambientalistas sostienen que esos emprendimientos contaminarán el ambiente. El 11 de marzo, Vázquez y Kirchner pidieron en conjunto el fin de los piquetes y la detención de las obras como “gestos” para solucionar la crisis.

¿PARAN LAS OBRAS? El secretario de la Presidencia dejó claro ayer que el gobierno argentino no exigió ahora que se detengan las obras para iniciar estas conversaciones, tal como viene reclamando y dijo que la única condición para el diálogo era el fin de los piquetes. Fernández destacó que mientras una de las empresas (ENCE) recién movimientos de tierra, la otra (Botnia) realiza obras “de construcción civil” por lo que ninguna produce “por si misma efectos contaminantes”.

Al ser interrogado luego por El Observador sobre si el gobierno espera gestos de las empresas, respondió: “¿Y a usted no le parece que ENCE ya dio un gesto?”. Fernández aludió así al comunicado que días atrás remitió la empresa española, en el que se puso “a disposición” del gobierno para buscar una salida. Menos de una hora después, la empresa finlandesa Botnia divulgó un comunicado similar en el que informó “que está dialogando con el gobierno uruguayo y que está dispuesta a realizar sus mayores esfuerzos en apoyo a la línea de entendimiento establecida por los presidentes de Uruguay y la Argentina”.

Varias fuentes del gobierno consultadas dijeron que el próximo paso es un anuncio de las empresas de detención de obras. Agregaron que en las últimas horas se han intensificado los contactos entre las firmas y el gobierno. El intendente de Paysandú Julio Pintos dijo al canal TN argentino que las empresas detendrán las obras “porque siempre han dicho que se sienten respaldadas por el gobierno”.

Además, desde Buenos Aires, los reclamos por la paralización de las obras no cesan. “Ahora el gobierno uruguayo tendrá que pedirle las plantas que paralicen las obras, hasta tanto definamos el impacto de las plantas de celulosa”, dijo Fernández a radio Rivadavia.