Vázquez y Larrañaga se sintieron en su hábitat

“Acá nos encontramos en un lugar más parecido al hábitat que más nos gusta, hay árboles, agua…”, le dijo Vázquez a Larrañaga en el quincho de Suárez y Reyes. “En enero tenés que ir a una chacrita que tengo en Flores cerca del río Negro”, contestó Larrañaga. “Ah, frente al río, que lindo”, repuso Vázquez. Así, en ese ambiente transcurrió la conversación entre ambos políticos. Aunque cercanos, parecían lejos los días en que desde la oposición se interpelaba a un ministro por semana y se acusaba al gobierno de avasallar con sus mayorías parlamentarias la Constitución y el Estado de Derecho.

Además, según narraron fuentes nacionalistas que asistieron a la reunión de bancada en la que Larrañaga contó lo conversado por Vázquez, el presidente le hizo notar a su interlocutor el peso político de ambos. “Fijate que entre ustedes (el Partido Nacional) y nosotros (el Frente Amplio) sumamos más del 86% del electorado”, dijo Vázquez. Luego del encuentro, Larrañaga hizo la misma suma frente a los periodistas.

Tras un encuentro de dos horas y media donde no faltaron las bromas y los comentarios sobre fútbol, pesca y turf, Vázquez y Larrañaga acordaron ponerle fin al conflicto por la designación del nuevo Fiscal de Corte. Resolvieron que este cargo recaerá en una persona que ejerza la profesión de fiscal. También decidieron que la renovación del Tribunal de Cuentas y la Corte Electoral se discutirá por separado, recién en el próximo mes de enero o febrero.

Vázquez dejó entrever que más adelante se reunirá con los demás partidos por estos temas y comentó que a mediados del mes de diciembre llegará a Montevideo el presidente de Brasil, Lula Da Silva, para reunirse con él y también con dirigentes de la oposición.

El presidente se mostró preocupado por el “clima de confrontación” en el ámbito político y dijo querer un poco más de paz. Larrañaga le hizo ver que muchos de los choques se dan en el ámbito parlamentario donde el gobierno “carece de un interlocutor claro”.


Dispuestos. Por otra parte, Larrañaga consideró conveniente “bajar el tono” del reclamo del gobierno ante La Haya por los cortes de ruta y sugirió presentar una “preconstitución de prueba”.

En este sentido, Vázquez aseguró que la Cancillería mantendrá informada a la oposición de los pasos que adoptará para evitar el bloqueo de los puentes fronterizos y de las medidas cautelares que solicitó a la Corte Internacional de Justicia de La Haya. El presidente también se comprometió a discutir con el Partido Nacional la reforma del Sistema de Salud, y a buscar acuerdos que permitan concretar aspectos puntuales de la reforma del Estado, que el gobierno implementará en el correr del año 2007.

Vázquez también analizará las propuestas nacionalistas para bajar el precio de los combustibles.


Reformas. En febrero de 2005 Vázquez y la oposición firmaron una serie de documentos donde acordaban las grandes líneas programáticas del nuevo gobierno. Pero todo quedó en la nada.

“Deberíamos retomar aquellos acuerdos programáticos”, le dijo Larrañaga a Vázquez. El presidente asintió con la cabeza y retrucó: “Sí, pero también podríamos buscar acuerdos para la reforma del Estado”. Larrañaga también asintió.