Venezuela no acepta bonos uruguayos por petróleo

Autoridades de Petróleos de Venezuela y del Ministerio de Energía del país caribeño transmitieron ayer al director de Ancap, Germán Riet, que están dispuestas a analizar el pago al contado si la solicitud en ese sentido se formaliza por escrito.

Riet visita Venezuela junto a una delegación que encabezan el ministro de Relaciones Exteriores, Reinaldo Gargano y la subsecretaria, Belela Herrera, para participar del segundo encuentro de la comisión mixta binacional Uruguay-Venezuela.

El actual acuerdo de financiación fue fruto del rubricado por los presidentes Tabaré Vázquez y Hugo Chávez por lo que su eventual modificación requiere del visto bueno de ambos mandatarios y de un nuevo convenio, explicó Riet a El País. De todas formas, la postura venezolana es, en principio, favorable, señaló Riet.

A la empresa pública uruguaya le interesa que se mantenga para algunos casos el actual sistema por el cual el 75% de valor de los embarques se paga a 30 días y el resto a 15 años de plazo con un interés del 2% anual, señaló Riet. «La posibilidad de conservar la fórmula actual nos interesa para cuando necesitemos encarar una inversión como la reconversión de la refinería de La Teja», explicó el funcionario.

La posibilidad de pagar con títulos públicos fue descartada porque las autoridades venezolanas consideran insuficiente el rendimiento actual de estos papeles, informó Riet. Actualmente Petróleos de Venezuela es la proveedora de prácticamente dos de cada tres embarques de crudo que hace Ancap.

BELLA UNIÓN. Riet participó en una de las cuatro mesas de trabajo en las que se dividió ayer la tarea de la segunda reunión de la comisión mixta. En la mesa sobre temas energéticos que integró Riet, Petróleos de Venezuela mostró su interés en sumarse a dos proyectos actualmente en curso en Bella Unión, a través de su instituto de investigación tecnológica. Uno apunta a la formación de un instituto terciario de tecnologías para la energía, iniciativa en la que ya trabajan el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, la ex Universidad del Trabajo del Uruguay y la Unesco.

Pdvsa también mostró interés en participar de la creación de una granja experimental en el predio que el año pasado ocuparon un grupo de trabajadores cañeros y de empleados del ex ingenio de Calnu, en Colonia España, cerca de Bella Unión. Con la participación del sindicato de cañeros (UTAA), del Soca (que reúne a los trabajadores del ingenio) y de la Universidad de la República, un centro en el que se enseñen técnicas agrícolas y se formen trabajadores vinculados indirectamente al trabajo de la caña como tractoristas y electricistas, explicó Riet.

En cuanto a la compra del 25% del paquete accionario de Alcoholes del Uruguay (Alur) por parte de Petróleos de Venezuela tanto Ancap como la Corporación Nacional para el Desarrollo han dado su visto bueno y solamente resta la formalización del entendimiento, aseguró Riet.

Por otra parte, la posibilidad de que Venezuela adquiera «clinker» (materia prima del cemento) sigue en estudio pero no se vislumbra un acuerdo inminente. Esto se debe a que los precios que ofrece la empresa uruguaya no son considerados convenientes por parte de Venezuela. Riet indicó que aún no se ha podido abatir costos porque todavía no se produjo la reconversión de las plantas de Paysandú y Minas.

El funcionario analizará hoy con sus pares venezolanos la posible compra por parte de Venezuela de unas 24.000 toneladas de azúcar de Bella Unión. Este producto escasea desde hace meses en el país caribeño por la merma en la producción interna y por la fuerte alza del consumo que se verifica hoy en la economía venezolana.