Vieron a Antonini en un brindis en Casa Rosada

La Justicia argentina confirmó ayer que Guido Antonini Wilson visitó la Casa Rosada en agosto, poco después de que se le incautara un maletín con dinero que intentaba ingresar al país.
Antonini Wilson “estuvo en la Casa de Gobierno el 6 de agosto”, dos días después de haber intentado ingresar una maleta con 800.000 dólares, dijo la fiscal María Rivas Diez, quien interviene en la investigación argentina de este caso.

Según la fiscal, la revelación la hizo la funcionaria argentina Victoria Beresziuk que formaba parte de la comitiva que llegó con el empresario a Buenos Aires en un avión procedente de Venezuela.

Rivas Diez señaló a radios bonaerenses que esa testigo afirmó además que el venezolano participó de “una especie de brindis” en una oficina de la sede gubernamental mientras que en otra se firmaban acuerdos de cooperación entre los presidentes de Argentina y Venezuela, Néstor Kirchner y Hugo Chávez.

Desde que el FBI reveló en EEUU que tenía pruebas de que ese dinero era un aporte del gobierno venezolano a la campaña electoral de la ahora presidenta Cristina Fernández, las autoridades de Buenos Aires lanzaron fuertes críticas contra el gobierno de Bus, denunciando una maniobra política. Desde Miami la respuesta es que se trata de un caso policial.

En esa ciudad fue detenido un grupo de tres presuntos agentes venezolanos y un uruguayo acusados de haber ingresado a EEUU ocultando su condición de espías. El FBI dice que tiene grabaciones en las que los detenidos aparecen presionando a Antonini Wilson para que no revele el origen y destino de los fondos que le fueron incautados en Buenos Aires.

El empresario, cuya extradición reclama una jueza argentina que lo acusa de “lavado de dinero”, colabora con el fiscal Thomas Mulvhill.

Antonini Wilson, que también tiene nacionalidad estadounidense, viajó el 4 de agosto pasado de Caracas a Buenos Aires en un avión fletado por la estatal Energía Argentina (Enarsa) en el que viajaban funcionarios de esa empresa y de Petróleos de Venezuela (PDVSA), también estatal.

Pese a que Victoria Beresziuk atestiguó que Antonini estuvo en la Casa Rosada, denunciando un fuerte nexo entre el empresario y el gobierno de Kirchner, el jefe del Gabinete Alberto Fernández, insistió en que a raíz del caso la relación con EEUU está en “una situación difícil”. Para las autoridades argentinas sigue siendo un caso de presión política para afectar las relaciones con Venezuela y los vínculos de este país en la región.

“No tiene mucho sentido seguir tirando leña al fuego, el fuego ya está encendido y hay que ver cómo se resuelve”, comentó a la radio bonaerense América.

Alberto Fernández subrayó que la solución del conflicto no está en manos de Argentina. (EFE y AP)