WAGNER: Unión Sudamericana debe ser un proyecto de desarrollo

Así se logrará que «las regiones apartadas, que por culpa de un enfoque centralista de nuestras regiones se han ido pauperizando, tengan una oportunidad de desarrollo a través de la creación de economías regionales con los países vecinos», explicó Wagner.

La Unión Suramericana a la que se refiere Wagner, que concluyó una visita a Montevideo, es un proyecto surgido hace cinco años con el fin de integrar a los países que hoy están agrupados en el Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) y la Comunidad Andina (Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela), más Chile, para luego sumar a México y Centroamérica.

Wagner, ex canciller de Perú, transmitió, sus ideas sobre el proyecto al presidente de Uruguay, Jorge Batlle, y el canciller Didier Opertti, e hizo lo propio en la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

Para lograr el objetivo fijado, el secretario general de la CAN considera «fundamental desarrollar las infraestructuras» del continente, creando vías de comunicación, y mejorando la complementación energética y el desarrollo de las telecomunicaciones.

«Debemos crear procesos sectoriales, una normativa común que permita que estas vías de comunicación se transformen en espacios de generación de nueva producción y comercio, en definitiva se trata de pasar de lo macro a lo meso (lo intermedio)», dijo.

Por ello aboga por crear la Autoridad Sudamericana de Infraestructura, una «suerte de fideicomiso que tomaría créditos de los mercados de capitales y ejecutaría las obras en representación de los gobiernos».

«Eso permitiría que el repago de las obras se pudiera espaciar, y no ingresar de inmediato en la deuda externa», subrayó.

Wagner está convencido de que con la integración sudamericana no sólo se «fortalece» el proceso de inserción internacional del bloque, sino que se «generan fortalezas para resolver la ‘otra agenda’, la agenda de la pobreza, de la exclusión social y la desigualdad».

Precisamente, un día antes de que se celebre la próxima Cumbre Sudamericana, en Cuzco (Perú) en diciembre, se realizará un encuentro extraordinario de los presidentes de la Comunidad Andina para profundizar en los temas de desarrollo y cohesión social, sobre los cuales, según Wagner «se está generando un nuevo consenso latinoamericano».

«Es un proceso importante que requiere muchas inversiones -puntualizó-. En ese sentido, es necesario generar una agenda de cooperación internacional que acompañe este proceso».

«Si no avanzamos en temas fundamentales como la educación y la capacitación, podemos construir muchas carreteras… pero el capital social es fundamental para avanzar», agregó.

En relación con la próxima Cumbre Sudamericana, el secretario general aboga porque se apruebe un «Tratado Marco que de consistencia al proceso de articulación del bloque».

Para ello pretende contar con la ayuda de los organismos institucionales ya existentes, es decir la CAN, el Mercosur y la Asociación Latinoamericana de Integración, en la que participan los países ya mencionados, más México, Chile y Cuba.

«Debemos construir sobre lo que ya existe -afirmó- buscando la convergencia gradual, armonizando o creando las legislaciones».

Así lo transmitió a los representantes de los países miembros del Mercosur y de la Aladi, que constituyeron la primera visita de un secretario general andino a ambas instituciones.

Asimismo, también se le sugirió al canciller uruguayo, Didier Opertti, que si no hay cambios de última hora, será nombrado secretario general de la Aladi .

De hecho, Opertti ya se adelantó a sus futuras funciones y propuso que se establezcan reuniones permanentes y periódicas de los secretarios generales de las tres instituciones, según aseguró Wagner.

Con respecto al Tratado de Libre Comercio que el Mercosur y la CAN están negociando, Wagner se mostró convencido de que «antes de fin de año» entrará en vigor, porque los detalles que quedan por resolver «se pueden solventar fácilmente».