Ya funciona Botnia; sin acuerdo en Santiago.

Siendo la hora 21. 45 del día jueves 8 de noviembre, el Ministro de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente ha firmado la Autorización Ambiental de Operación a la empresa Botnia S.A y Botnia Fray Bentos S.A. para su proyecto de planta de producción de pasta de celulosa blanqueda, terminal portuaria y zona franca, ubicada en el Padrón 1569 de la 1° Sección catastral del departamento de Río Negro», dijo un escueto comunicado librado anoche con la firma del Director General de Secretaría del Ministerio, Pedro Apesteguía junto al decreto de autorización.

Anoche, tras firmar la resolución autorizando a Botnia, el ministro Mariano Arana dijo que el gobierno entendió «razonable» dar este paso y que se lo comunicó «de inmediato» a la empresa. «Este es un hecho trascendente», sostuvo Arana, y dejó a criterio de la empresa cuándo comenzará a producir pasta de celulosa. «Cuando lo entienda oportuno», dijo.

La decisión fue tomada por el propio Vázquez en Santiago luego que naufragara toda posible declaración conjunta en una jornada de intensos contactos entre las representaciones de Uruguay, España y Chile. Ante el fracaso, el rey Juan Carlos decidió continuar con sus tareas de mediador.

Fuentes de la delegación argentina dijeron a El país que la decisión del mandatario causó «indignación» y era vivida como «una provocación». También cayó mal la referencia a la «hermandad» entre ambos países del discurso de Vázquez en la inauguración de la Cumbre.

Vázquez se dirigió al presidente argentino: «Nada puede separarnos, menos aún señor presidente de la querida hermana República Argentina. Ese río que nos recorre de norte a sur y uniendo este y oeste, nos atraiga a un abrazo fraterno de unidad entre nuestros dos pueblos», dijo.

Unos minutos antes, sin embargo, hubo algunos gestos alentadores. Vázquez se abrazó efusivamente con Cristina Kirchner. El abrazo con su esposo fue más frío.

Encendido. La gerente de Comunicación de Botnia Florencia Herrera confirmó a El País que la empresa recibió la autorización oficial y dijo que hoy se ampliará la información sobre las primeras actividades en la planta de Fray Bentos.

Sin embargo, fuentes de la compañía en Fray Bentos dijeron a El País que había llegado a la planta la orden de encender la caldera -el primer paso para iniciar la producción- a las 6 de la mañana, lo que Herrera declinó confirmar.

Larga jornada. Uruguay y Argentina no lograron acuerdos pese a las intensas gestiones de España. La administración de Néstor Kirchner se negó a firmar cualquier tipo de declaración que implicara el levantamiento de los cortes de ruta, al tiempo que la administración de Tabaré Vázquez rechazó toda posibilidad de comprometerse a no habilitar nuevas plantas de celulosa sobre el Río Uruguay, según admitieron a El País fuentes oficiales.

Ante el fracaso de la reunión entre los cancilleres de Gargano, Jorge Taiana de Argentina y Miguel Ángel Moratinos de España, a las 21 horas de Uruguay, Vázquez dio la orden al ministro Arana de habilitar en forma inmediata el funcionamiento de Botnia.

El rey. La intención del canciller español Moratinos y del facilitador Juan Antonio Yáñez de permitir una salida airosa del rey Juan Carlos de la controversia, se frustró, tras la reunión tripartita mantenida en el hotel Sheraton. Los representantes argentinos prefirieron no formular comentarios.

El canciller Reinaldo Gargano admitió que «el diálogo no tuvo resultados, porque la situación del bloqueo de los puentes se mantiene».

«Qué va a pasar en el futuro no está resuelto», comentó. Dijo que ahora solo resta esperar «la resolución de la Corte Internacional de La Haya». «Las razones conflictuales siguen planteadas. Los bloqueos tienen que ser levantados. No podemos recurrir a la fuerza para levantar el bloqueo porque eso sería declarar una situación de conflicto a un nivel mucho más elevado, el conflicto tiene una gran gravedad. Las posiciones de 2005 siguen siendo las mismas», declaró ya en la acera frente al hotel Sheraton.

Tras reconocer y agradecer el papel de la corona española, Gargano consideró que la mediación proseguirá pese a la falta de acuerdo. «Yo pienso que la facilitación no termina acá. La delegación española tuvo actitud muy generosa. No va haber ningún documento, solo expresiones verbales», aclaró.

También descartó toda posibilidad de que se concrete un encuentro formal entre Vázquez y Kirchner y consideró que la continuidad o no de la facilitación dependerá de los dos presidentes.

Señaló que durante la reunión, la delegación argentina integrada por Taiana, el jefe de gabinete Alberto Fernández y la asesora legal de la cancillería argentina, Susana Ruiz Cerrutti, los representantes del gobierno de Kirchner no realizaron «ningún planteo». En cambio, Uruguay insistió en la «ilegalidad» de los cortes de ruta y reclamó a Argentina que cumpla con «la resolución del tribunal de controversias, que dijo que los bloqueos eran ilegítimos. Argentina no ha cumplido», remarcó.

Unas horas antes de la reunión, Fernández había asegurado que los comentarios de Vázquez sobre el corte de los puentes eran una «ficción». «El problema no son los cortes, el problema es que Uruguay no está dispuesto a cambiar el lugar donde se instaló la papelera», había retrucado al presidente Vázquez el jefe de Gabinete. «Nunca hemos logrado alterar la visión del Uruguay ni ellos alterar la nuestra. Si Uruguay hubiera parado cuando Botnia era un pozo de tierra, si hubiera suspendido por 90 días la instalación de la empresa en ese momento, hubiéramos podido dialogar y encontrar una salida, pero no ocurrió. El problema no son los cortes, es Botnia», subrayó.

Respecto a la habilitación de Botnia, Fernández dijo: «El Presidente ya anunció que la semana entrante vamos a verificar cómo se altera el medio ambiente en la región. Con el funcionamiento de Botnia ya vamos a tener no un información en abstracto, sino en concreto», indicó.