Zaidensztat: «DGI asegura el máximo de garantías a todos los contribuyentes»

El director general de Rentas, acompañado de los jerarcas de la División Grandes Contribuyentes y la directora de la Sección Técnica Jurídica y con el respaldo que significó que en la mañana el ministro Astori le apoyara públicamente, convocó a conferencia de prensa a fin de dar respuesta a una serie de aseveraciones formuladas por Tienda Inglesa en torno al diferendo que mantienen.
«Es obligación de la DGI aplicar con imparcialidad a todos los contribuyentes, chicos y grandes, las mismas normas tributarias, ya que todos somos iguales ante la ley», comenzó señalando Zaidensztat. Explicó que se está aplicando viejas herramientas, que fueron aprobadas en 1990, por las que se aprobó la utilización de la herramienta de la clausura por el plazo de seis días.
«Hace 15 años que se aplica», dijo y recalcó que el actual Parlamento ratificó a la DGI sus facultades de aplicar la clausura.
«Por ahí se dice que no hubo garantía al debido proceso y eso es falso, existe para tpdos, porque todos pueden recurrir y apelar y eventualmente solicitar la excepción de inconstitucionalidad», afirmó el jerarca que en ningún momento nombró a la Tienda Inglesa y posteriormente informó que el viernes se reunió con directivos y gerentes de una empresa y ayer lunes de mañana lo hizo con los directivos y asesores.
También salió al cruce de críticas por parte de Tienda Inglesa respecto a que la DGI no se acompasa a los cambios tecnológicos al señalar que existen distintas maneras de documentar las ventas de una empresa y cuando hay caja registradora existen Decretos del año 88 y las Resoluciones de la DGI del año 1992 y la última que data de 1999, «con esta normativa todos los contribuyentes deben cumplir y ninguna de ellas es nueva, nadie puede decir eso». Agregó «por ahí se dice que estos son trámites complicados y burocráticos, nosotros desmentimos rotundamente eso, por lo pronto no hay nada nuevo ni son trámites burocráticos, sino lo que le permite a la DGI tener la certeza que los datos proporcionados por cualquier contribuyente coinciden con la realidad, si no tuviéramos esta forma de corroborarlo la recaudación sería un mero acto de fe», dijo Zaidensztat.

Miles de empresas cumplen

«Esto se le exige a todos por igual y hoy con los avances de la tecnología estamos en condiciones de decir que hay miles de empresas que están cumpliendo cabalmente con todos los requisitos de la normativa» agregó y advirtió que «todos tienen que cumplir con la normativa y la DGI actúa dentro del marco legal y cumpliendo con su obligación de controlar a todos».
«Nos llama poderosamente la atención que un instituto como la clausura que se viene aplicando desde hace 15 años y fue utilizado por todos los directores de rentas, ahora se esté argumentando que es una normativa nueva y por lo tanto que se está dando un tratamiento diferencial», advirtió.
La Dra. Fonseca, por su parte, explicó el procedimiento que parte de la DGI ante el convencimiento que no se cumplían varios requisitos puso en conocimiento de la Justicia Civil la situación y ésta que es la que aplica la sanción, y falló. Cuando existe la convicción plena de una defraudación la DGI debe presentar una denuncia penal y la sanción es distinta ya que además de la clausura puede terminar con empresarios presos, pero, aclaró que «en este caso es una presunción de defraudación por lo que se presentó ante la Justicia Civil», cuando hay presunción de evasión la sanción es la suspensión ya que no se puede controlar debidamente cuál es la utilidad comercial. Enfrentados a esta situación «tenemos la obligación de presumir que estamos ante una defraudación, eso-se verá después porque el proceso seguirá adelante y las investigaciones dirán si hubo o no defraudación».
También respondió a argumentos sobre la antigüedad de la empresa y su seriedad aclarando «acá no está en juego la credibilidad, la calidad empresarial y el servicio que vende una empresa, lo que miramos es el comportamiento tributario y es en lo único que tenemos la facultad de opinar».
«Cuando las empresas pasan a software su sistema de cajas registradoras tienen que cumplir con la normativa que no es nueva, lo que sí puede ser nuevo para algunos es que la DGI esté aplicando esto a todos los empresarios, los chicos, los medianos y los grandes. Bueno, esta es la nueva DGI, la vara es la misma para todos, somos todos iguales», ratificó.