Zapatero venció en el debate

El primer debate del lunes entre dos candidatos a la Jefatura de Gobierno en España en 15 años creó tremenda expectativa. Tanto es así, que promedió una audiencia de 13.043.000 telespectadores a lo largo de la hora y 45 minutos del «cara a cara», un 59,1% del total de televidentes. El pico fue de 15.081.000 espectadores, cuando el tema a tratar era la emigración y la educación.

Tal como ocurrió en los cuatro años de esta administración, Rodríguez Zapatero -Partido Socialista Obrero Español (PSOE)-, quien va por la reelección, y Rajoy -Partido Popular (PP)-, volvieron a chocar en los mismos temas que los tuvieron como enconados adversarios en esta administración iniciada en 2004. Desde la marcha de la economía, hasta la política migratoria, pasando por el relacionamiento con el exterior, ambos candidatos -apoyados muchas veces en gráficas- prefirieron reprocharse uno al otro, tildándose mutuamente de «mentirosos», que ofrecer propuestas concretas. La prensa coincidió ayer en que «mucho pasado» y «poco futuro» se vio a lo largo del encuentro; y que de poco servirá para esclarecer el horizonte, con miras a las elecciones del 9 de marzo.

Otra coincidencia emergió de ambos partidos: tanto los socialistas como los conservadores se adjudicaron la victoria. La vicepresidenta de gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, dijo que Zapatero derrotó al líder de la oposición «por 8 a 3», en un encuentro virtual con los lectores en la página web del diario El Mundo. «Se vio a un Zapatero proponiendo políticas de futuro, de modernización, y todo ello sin descalificar ni insultar; Rajoy hizo lo que ha hecho durante toda la legislatura: hablar de terrorismo, utilizándolo arbitrariamente y abordando la inmigración como una amenaza, descalificando constantemente».

La valoración del secretario general del PP, Ángel Acebes, fue totalmente opuesta. Durante un mitin partidario en Toledo, aseguró que Rajoy ganó «por goleada». «Rajoy tenía enfrente a un Zapatero sin nada que ofrecer, que huía del debate, porque no tenía nada que defender de lo hecho en esta legislatura», afirmó.

Más allá de las valoraciones partidarias, los votantes vieron una mejor actuación de Zapatero, según se desprende de varias encuestas. La firma Metroscopía, para el diario El País, reflejó que un 46% de los sondeados vio mejor a Zapatero, mientras un 42% consideró que Rajoy estuvo más solvente. Otro estudio de Sigma Dos para el diario El Mundo, también arrojó un «triunfo» para el actual presidente del gobierno, por 45,5% contra 42%.

El jefe de gobierno «ganó a los puntos» consideró el diario El País apelando a la terminología boxística. Casualmente el mismo término utilizó el periodista Pedro J. Ramírez, director de El Mundo, pero para concluir en una victoria de Rajoy, en un chateo con sus lectores.

Durante el debate, Rajoy atacó a Zapatero por la subida de precios e hipotecas, por la «avalancha» de inmigrantes sin control, y acusó al Ejecutivo de mentir sobre las negociaciones con la organización separatista vasca ETA.

El jefe del gobierno español respondió con los buenos resultados macroeconómicos, la regularización masiva de inmigrantes en 2005 y los acuerdos con sus países de procedencia, al tiempo que recordó a Rajoy que durante la administración de José María Aznar (PP, 1996-2004) fueron los conservadores quienes mintieron al acusar a ETA de los atentados islamistas del 11 de marzo de 2004 en Madrid, donde hubo 191 muertos.

En lo que refiere a las encuestas de intención de voto, las mismas arrojan un empate técnico entre Zapatero y Rajoy, lo que en parte explica la enorme expectativa por el debate. Habrá una segunda instancia similar, el 3 de marzo. Los analistas políticos creen que para esa instancia los candidatos se hayan guardado lo más contundente y novedoso de sus propuestas para los próximos cuatro años, luego de haber agotado los reproches este lunes.

Pese a la crudeza del debate, su moderador, el periodista y presidente de la Academia de Televisión, Manuel Campo Vidal, dijo que antes y después del cara a cara, Zapatero y Rajoy se saludaron de manera cordial y espontánea. En el anterior debate, 15 años atrás, entre el socialista Felipe González y el popular José María Aznar, recordó Campo Vidal, sí hubo «tensión, distancia y frialdad».